Aislamiento Acústico

El vidrio como parte integrante de las ventanas y fachadas, afecta de manera fundamental al aislamiento acústico de las fachadas y envolventes.

Las propiedades que determinan el aislamiento acústico del vidrio son su masa y rigidez, variables que dependen únicamente de su espesor.

Con los vidrios de control acústico es posible reducir el ruido hasta en un 50%, gracias a capas internas aislantes del sonido. Estos vidrios son ideales para recintos ubicados cerca de aeropuertos ó edificios cerca de autopistas.

El mecanismo de transmisión del sonido a través de un vidrio es el siguiente: las ondas sonoras que se transmiten a través del aire en forma de ondas alternativas de compresión y descompresión que al incidir sobre la superficie del cristal provocan continuos movimientos de aceleración y frenado. Este fenómeno se percibe como una vibración del mismo que irradia el sonido a la estancia al otro lado del cristal. Las vibraciones serán de menor amplitud cuanto mayor sea su espesor y menor resultará el sonido irradiado.

Por lo tanto, se puede lograr un buen aislamiento acústico ocupando:

  • DVH con cristales de diferentes espesores , lo que permitirá sumar bastante masa de vidrio (ejemplo 8/12/5 que procurara 13mm de masa)
  • DVH con cristales laminados lo que permitirá sumar masa de vidrio y la absorción que realiza el PVB que posee el vidrio laminado.

Los vidrios con propiedades de aislación acústica permiten que los habitantes y ocupantes de casas y edificios reduzcan el nivel de ruido interno de un recinto ó ambiente a niveles aceptables, sin sacrificar la luz de día.

Los cristales Laminados Acústicos se han desarrollado especialmente para atenuar frecuencias bajas, como lo son las del ruido del tráfico, el Cristal Laminado Acústico está fabricado a partir de dos laminas de vidrio Float, las cuales han sido unidas entre sí a través de una interlámina incolora, blanda y elástica que reduce significativamente el ruido que pasa a través del vidrio.